MEI, mindfulness en educación infantíl, una formación online en directo de 6h para educadores de niños de 1-6 años. Tres sesiones de dos horas: 10, 17 y 24 de marzo de 2021. MÁS INFORMACIÓN

Olla barro

Nasrudin, un simpático maestro que vivió en Medio Oriente hace casi mil años, había tomado prestada una olla de su vecino. El tiempo pasaba y Nasrudin no devolvía la olla, por lo que el vecino llamó a su puerta.

– Maestro, si ya terminaste de usar la olla;
– ¿podría llevármela?
– Mi esposa la necesita hoy mismo.

Cuando Nasrudin volvió con la olla, el vecino se percató de que en su interior había una ollita.

– ¿Y esto qué es?
– ¡Felicidades, vecino! Tu olla dio a luz una ollita bebé, – dijo Nasrudin.

El vecino, encantado, agradeció a Nasrudin, tomó su olla y la ollita nueva, y se fue a casa. Unas semanas después, Nasrudin pidió prestada la olla nuevamente. Y una vez más, demoraba una eternidad en devolverla. El vecino no tuvo más remedio que volver a pedirla.

– ¡Ah!,- se lamentó Nasrudin – me temo que tu olla murió.
– Maestro, eso no es posible.
– ¡Una olla no puede morir!-, exclamó el incrédulo vecino.

– ¿Mi estimado amigo, si aceptaste que puede dar a luz por qué no puedes creer que también puede morir?

Maestro: lo único que busca el Ego es su propio provecho personal engañándose a sí mismo y llegando a creer lo increible si ello le beneficia. Al contrario se niega a aceptar lo que vaya contra su comodidad y lucro.

Fuente: tradicional Sufi