Llamada

Sentado en la playa dirigía mis ojos al horizonte. Allí donde ni los barcos pueden ir. En realidad no era posible verlo, pero lo veía, cada vez más claro y claro. Impresionado quitaba mi vista de allí y miraba alrededor mio. No había nadie, no había nada. Estaba...

Manos vacías

Cuando Dogen regresó de China, tras haber estudiado allí el zen durante años, le preguntaron: – ¿Qué clase de nobles enseñanzas has traído? A lo que él contestó: – He vuelto con las manos vacías. Maestro: el desapego es uno de los grandes retos en el...